Wednesday, November 19, 2008


"Agora eu brigo pra voltar..."

Llegará el día

Llegará el día en que las raíces se coman los caminos del hombre,
no habrá otro camino que el cubierto por una alfombra infinita de hojas.

Tendremos que pedirle permiso al agua para navegarle,
esperar su aprobación y agradecer sus cauces.

No se insultará más al viento diciéndole caprichoso,
entonces volaremos hacia donde disponga.

Seremos bendecidos por el abrasivo momento
en que los rayos caigan para volver a las cenizas.

Monday, October 13, 2008


Empresas y tribulaciones en la isla

Te admiro enamorada

Tú no te enamoras como las demás,
cuando el amor llega tus faldas no necesitan de armazón.
Sonríes como las jirafas, te ríes en otro compás.

Cuando te enamoras, no suspiras como el resto,
de tus labios emerge un barniz natural,
no se vuelven rosa.

La caída de tus cabellos goza el amor, el bucle brilla.
Te admiro enamorada.
El perfume que emanas, mezcla de papel y azúcar morena,
vaticina tu abrazo con el Eros.

Pletórica te estiras y tus brazos alcanzan los mangos,
tus pasos no pisan la grama.

Te admiro enamorada.

Saturday, September 13, 2008


Pensando tibio

Este ridículo pogromo tan personal se hace menos importante,
porque el tiempo es orden y lo arregla todo.
El juicio hijo de la ignorancia alimenta los rencores.
Cualquier frase que emerge en tiempo imprevisto, cautiva,
siempre es bueno lanzar el agua fría, cuando la piedra también lo está,
así no hay vapores, emociones volátiles y poco caviladas que expresar.

Sabio es quien piensa sobre la caducidad de los odios;
al final del día, calcular en medida fiel los actos de los corazones buenos,
es la única cuenta que vale la pena sacar.

La nobleza es el gesto del perro aquel
que lamió las lágrimas de la mujer un día cualquiera.

Monday, September 08, 2008


El collar abrierto

Lectura infantil del atardecer

¿Qué nos cuenta el garzo interminable de este lienzo?
Habla de un final; para algunos es tiempo de confusión,
sino pregúntale a las alas asustadas.
Nos dice del color, su belleza dependerá de lo que ha visto.
En su diario delirio hacia la penumbra, sueña malabares de algodón,
protesta su naturaleza efímera y se adorna con todo lo que puede volar.
Hasta que se va callando lentamente...

Monday, August 18, 2008


Muchas Rocas...

Porque Te Quiero

Imagina que Te Quiero es uno de tus ropajes favoritos, que está hecho con el algodón más resistente, que se mancha a ratos, pero que puedes lavar con beso y mirada.

Te Quiero es esa boina que el viejo de la esquina no se quita porque se siente desnudo. Te Quiero es el cenicero que me acompaña desde mi primer hogar.

La misma hoja de papel que sufre los trazos y el borrador una y otra vez, también es Te Quiero.

La almohada deforme a la que no renuncio es ese mismo Te Quiero. Esta mochila curtida pero que aún resiste el peso, el vaso que no se quiebra y sólo se astilla una vez al año, lo mismo, Te Quiero.

Desgastemos el Te Quiero, bebámoslo, veámoslo, leámoslo hasta el hartazgo. Bailemos Te Quiero, juguemos, visitemos Te Quiero, consigamos todas sus casas. Te Quiero.

Y cuando ya pierda el sentido, dejemos de usarlo y encontremos Te Amo.

Sunday, May 11, 2008



Encuentros y despedidas

En tiempo de partida

Se elevará la memoria del tiempo compartido en tu vuelo,
por un tiempo no definido los suspiros se unirán a nuestras rutinas.
Las primeras semanas, las emociones se atreverán a montarse sin pudor en la montaña rusa, entonces vendrá el llanto y el recuerdo, la necesidad de oír voces con el permiso de cualquier luna menguante y un charco de por medio.

Algunas avenidas ya no llevarán la misma etiqueta, sino anécdotas enteras por nombre y cada vez que la casualidad asome una foto seremos tema de conversación.
La música que tampoco es ajena, seguirá sonando intacta y hará su tarea, lo mismo que el perfume y los caldos que se consuman.

Más tarde, tiempo después que llaman en las historias, brincaremos la mar y lo llamaremos reencuentro.

Tuesday, May 06, 2008


Eu sei que eu tenho um jeito meio estúpido de ser e de dizer coisas que podem magoar e te ofender

Miedo a verte a los ojos

Aquel primer día del año evitaba verte a los ojos. Esquivar el caramelo de tu mirada no es cosa sencilla, pero debía, por mi bien debía mirar hacia otra parte. Escogí entonces cosas más hermosas que tus ojos, un monumental morro por ejemplo, una laguna eterna también. Pero volteaba y conseguía la verdad de tus ojos, allí, enfrentada a mi cobarde manera de vacilar las querencias. Seguí buscando paisaje más bonito que tus ojos, y descubrí el amanecer del frío atlántico. Me detuve en tus labios, carnosos, gigantes, imposibles, todo para no encontrarme con tus ojos. Tal fue el trauma de intercambiar miradas con vos, que le tengo pánico a tus ojos. Juro verte en adelante con más cuidado y honestidad, porque corro peligro, en tus ojos el alma se imanta y no le pertenece a uno jamás.

Sunday, March 30, 2008


"¿En las nubes de qué cielo la tristeza de tu vuelo sin consuelo vagará?



Fruta Amarga

Los soles siguientes no me saludaron igual. Sentía reprimenda en sus rayos; el castigo por servir en bandeja de plata a los dioses que cultivan la tristeza. Le di carnada al dolor ajeno. Por dentro, hasta el final de mis días, sufriré el látigo merecido para los infames.

Wednesday, March 19, 2008


Shame in a Flattering Light - Paul Bradley

Nunca más...

Amigos, convoquen sus mejores abrazos para acabar con esta sensación de vacío. Este frío que recorre mi espalda, cúbranlo, por favor. Distraigan el estupor que me gobierna, griten fuerte lo que soy, lo que esta noche abandoné. Retiren los espejos a mi paso, llenen las paredes con palabras nuevas y paisajes desconocidos. Laven mis manos y mi boca, abran las ventanas y despidan este olor ajeno. Atiendan esta suplica, mientras logro disculparme conmigo, mientras prometo quererme, en tanto borro los minutos, las cuatro paredes y los testigos que me pesan.

Monday, February 25, 2008


Boy with umbrella - Enrique Grau

Vivir desgracias ajenas

Lo siento como un pantano sugerente, es sabido que verterse en su pastosa superficie no reconforta, pero extrañamente me dejo hundir hasta el cuello. Todo va más lento, es frío, cualquier movimiento brusco acabaría ahogándome, aún así me dejo llevar quieto, cautivado por su espesura. Y mientras más percibo de qué está compuesto, mi contemplar se agudiza, porque allí hay especies raras, vivas, feas, inanimadas y concretamente sufridas. Entonces me traslado y vivo su agonía, muevo lentamente los dedos, palpo las impurezas de ese caldo tiernamente sucio. Y viene la compasión, he de decirlo, me causa un placer único. En tal zambullida mis ojos lloran poco, hacen su mejor esfuerzo para conmoverse y tratar de palpitar lo que no es propio de mi; así se abandonan las dolencias reales, mimetizándose con las ajenas. Es un bucle eterno, imparable y sin vuelta atrás, en fin, un tobogán engañoso, te mantiene en el mismo punto soñando que te deslizas. Hasta que mis labios forman parte del abajo en aquella ciénaga, cierro los ojos y atraigo la primera rama que me devuelva a la superficie, evitando sentir la tristeza real, la propia, una mía.

Thursday, February 07, 2008


...

Oda al mentiroso

¡Qué injustos son con quienes padecen un miedo vil!. Les llaman cobardes, gallinas, falsos. El diccionario los califica de pusilánimes, sin valor de espíritu. Ellos no saben tratar a quienes sienten horror al llamar las cosas por su nombre. ¿Acaso no entienden que confesar sentimientos en algunos es un pánico trémulo para cada rincón del cuerpo? Ellos poco logran abrir el corazón, sufren estocadas diurnas y constantes hasta en los sueños. Les revuelve un fuerte huracán sin salida. Este pavor está lleno de laberintos, los sentimientos se convierten en pequeños niños autistas; por cada amor un silencio. Tienen necesidad de gritar, de contar, de hablar, pero les sofoca la incertidumbre, el después, el qué pasará. Hay escasos pretextos para estos pobres enfermos, uno, el gran teatro del imaginario perfecto, la máscara sonriente fuera y la boca quebrada hacia adentro. Otra, la dura solución de imitar al escapista, y viene la culpa, ese llavero que se lleva a la tumba. Los pacientes en tratamiento, dicen, están curados cuando hablan con la verdad, pero se arriesgan a un alud incesante que los puede matar o sembrarlos como árboles plenos de felicidad.

Monday, January 28, 2008


George Grosz, el degenerado.

La droga de la carne

Desarmada toda sensatez, los jinetes enemigos de la razón vencen con sus lanzas de una noche. ¡Qué poca resistencia se tiene a ciertos vicios! (o a todos). Amar es un vicio cuyo efecto caduca, hasta probar algo más fuerte y morir por sobredosis de alma. Enhorabuena por la suerte de los amor-dependientes.

Entregar la carne es un vicio de otra catadura. Pruebas el primer cuello, consumes los néctares de la piel ajena del primero que cruce la avenida y tus manos piden más, otro distinto, otro, otro, otro. El olfato se aburre del mismo sudor y quiere otro, otro, otro, no el mismo, otro. En el vicio sin freno por los cuerpos extraños no hay ley.

Nunca se abusa de las artes amatorias, todo el tiempo se abre una ventana. Y nos ufanamos; confesamos al prójimo predilecto las aventuras que nos ruborizan con tanta mendaz. La mirada cambia, con cada consumo de la piel ajena la serpiente se escama. Es preciso esquivar los mayores peligros de tal desenfreno, hay que abstenerse de caer en las enfermedades del alma y mantener la memoria intacta, cubrir con un manto la insoportable verdad: los corazones vacíos.

Monday, January 14, 2008


No importa esperar...
Posted by Picasa

Sala de espera

Dejemos que corra el tiempo, le explico a la razón,
porque el corazón no entiende esos argumentos.
La razón tiene más paciencia, es clara y sabe esperar.
Al corazón he de consentirlo con pasiones fugaces,
saciaré su apetito con amores que vienen y van.

Dejemos que pase el tiempo,
que la repetición de otoños cubra con sus hojas secas mi trayecto hasta ti,
y que el crujido que provoquen mis pasos te adviertan mi llegada.

Me entenderé con el destino,
le ofreceré mi alma al primero que ofrezca un futuro a tu lado.

Respiraré profundo muchas veces y cada vez que otro ocupe el espacio que anhelo.
Pondré mi mente en blanco cuando sea testigo de nuevos besos en tu piel.

Aprovecharé todo este tiempo para saberte en detalle,
qué quieres en los atardeceres y cómo llegas a las madrugadas.
Conducirte por los caminos opuestos a lágrimas
(a menos que quieras llorar).

Esperaré.
Aquí, sentado.
Cuidaré de tu sombra,
hasta el ascenso al tú más profundo.
Related Posts with Thumbnails