Sunday, March 30, 2008

Fruta Amarga

Los soles siguientes no me saludaron igual. Sentía reprimenda en sus rayos; el castigo por servir en bandeja de plata a los dioses que cultivan la tristeza. Le di carnada al dolor ajeno. Por dentro, hasta el final de mis días, sufriré el látigo merecido para los infames.

1 comment:

Paola said...

Ouch! Todavía me estoy sacando vidrios de los ojos...

Related Posts with Thumbnails