Friday, June 26, 2009

La Garganta de Francia


Detrás del valle habrá más tierra, y después del valle: el mar. Y después del mar, mar.

Después del mar, más tierra, y en algún punto de esa tierra, las arañas que tienes como calles para el imprevisto de tus cortos edificios, más pesados que cualquier rascacielo, porque en ellos descansa viva nuestra historia inmediata de hombres pensadores y animales de la guerra.

El caracol que ven las golondrinas en su vuelo y los niños desde el sagrado corazón te hace infinita. ¡Vivan las letras a la salud de tus caldos!. Porque nada te cambia, porque eres el útero más fértil, la garganta de Francia.

Tuesday, June 23, 2009

A TIENTAS, A CIEGAS.


Tengo obsesiones, amo ser obsesionado (apasionado también quizás). Me gusta esa locura corriente de tararear una canción en espiral sin fin, o recorrer una frase que se me haya tatuado. Tengo ya un buen tiempo bebiendo viciosamenete de Pedro Almodóvar. No me importa. Sé que para muchas de las personas que quiero y admiro, este director ya no es lo mismo.

A mi me gusta pensar que lo conozco, y que somos íntimos de la estrechéz. Que lo entiendo porque me cuenta sus cosas, de él lo justifico todo, como si supiera más que cualquiera de sus penas, fantasmas, emociones, amores, climas, todo...

Tuve la oportunidad de ver antes de que llegue a mi país (Venezuela) LOS ABRAZOS ROTOS. En el camino me cegué ante la crítica, no quería escuchar opiniones de nadie, me tapaba como niño malcriado los oídos ante una mínima pista de este film; entonces hice el ejercicio que desde "Hable con Ella" realizo: me busco la banda sonora (siempre y gracias a Dios de Alberto Iglesias), y la escucho desde que me levanto hasta que me acuesto (literalmente, en serio). Una vez que llegas a la sala de cine y miras a la pantalla, desde los títulos de crédito, es como si te desprendieran una venda, como recuperar la vista, "¡al fin la melodía tiene imagen!" grito internamente.

De la última película del tío Pedro diré sólamente que es el mejor para darse homenajes. También diré que hay cierto homenaje a la telenovela y terminaré por agregar a manera de información que Venezuela vuelve a salir en el diálogo de uno de sus personajes. Es el país de latinoamérica que más ha nombrado en sus películas, con esto útlimo vuelvo a elucubrar, él tiene que tener una obsesión con nuestro país, con nosotros los venezolanos. Hemos de ser parte de su influencia, no lo supongo, lo afirmo.

La música de los títulos de crédito del final están a cargo de Miguel Poveda. Es un apuesto cantaor catalán que para mi gusto, acaba de calzarse bien las botas, de atornillar en su punto la tuerca, de tener el gazpacho en la temperatura perfecta. Esta misma mañana desperté con LAS COPLAS DEL QUERER, su nuevo disco, salí con un buen sabor de boca, me acompañó con el café con leche y el primer cigarro. Los arreglos rebautizan coplas de Quintero, León y Quiroga, y trae el tema principal de Los Abrazos Rotos, A ciegas. Pedro Almodóvar dedica unas palabras-elogio en el interior del doble album.

Ambos, Pedro y Miguel coinciden en la autenticidad, una virtud que en definitiva persigo, me apasiona, vamos, me gusta encontrar. Listo, he escrito aquí algo nuevo.


(UNO DE LOS MEJORES MOMENTOS DE LA PELI,
LOLA DUEÑAS: ¡ESTELAR!)

Tuesday, June 16, 2009

EL CULEBRÓN DE IZAGUIRRE

(publicado en Tal Cual el 16 de junio de 2009)

Horas antes de dirigirse a firmar libros en el parque El Retiro, en el centro de Madrid, entra al lujoso Hotel Wellington ataviado con una gabardina negra y lentes Tom Ford. El salón del lobby voltea en pleno. Camareras, peñas de octagenarios, típicas "marujas"... todos los presentes se detienen ante su presencia y arranca el cuchicheo: Boris, Boris, es Boris.

Su nueva novela lleva el título de Y de repente fue ayer , la historia de Efraín Rotundo y Óvalo, ambos cubanos, ambos protagonistas de dos hitos de la historia latinoamericana: la revolución castrista y el nacimiento de la telenovela. ¿Intenta dignificar a la telenovela como género?
­-La telenovela es un auténtico producto latinoamericano, una de nuestras grandes verdades. Siempre pensé que este libro trataba sobre dos revoluciones; una es el hecho de que El derecho de nacer es la telenovela original, y por otra parte siempre supe que esa novela había convivido con toda la gestación de la revolución de Fidel. Ambas revoluciones son profundamente latinoamericanas. Voy más allá: una revolución ha llegado más lejos que la otra. El género tiene una penetración ideológica a través del sentimiento y de lo audiovisual que la revolución política siempre ha envidiado".

­La revolución chavista tuvo su intento de telenovela, pero sin mucho éxito.
-La telenovela y el escritor de telenovela no han contado con el abrazo ideológico de la intelectualidad revolucionaria.

­En Y de repente fue ayer toca un tema de mucha sensibilidad como es el abuso a menores.
-­Fíjate, otro gran evento latinoamericano no siempre reconocido como tal es la corrupción, que nos identifica, nos ha dado una idiosincrasia. Y en esta novela yo quería que la corrupción fuera más lacerante: estamos así porque nadie ha sabido paralizar ese animal. En esta historia tiene una carga repulsiva, y pensé que el abuso infantil era la mejor metáfora. Yo no he escrito una novela sobre la pederastia, pero forma parte.

­-¿Cómo llegó al tema central? ­
-Hace tiempo el diario El País me pidió una comparativa de la realidad política, la telenovela y su influencia en Latinoamérica, y me leí una entrevista de Félix B. Caignet (autor de El derecho de nacer), quien dejaba entrever que cuando ocurre la revolución no huye de Cuba y es arrinconado, devorado.

­-Las anécdotas que cuentan sus personajes en esta historia son insólitas, casi inverosímiles ¿con quiénes se documentó?
-Me acuerdo muchísimo de una conversación con Joaquín Riviera. Lo acribillé a preguntas del Tropicana, de cómo se montaban las escenografías, de una serie de personajes y de ciertas naturalezas del cubano; por ejemplo, que tanto ellos como nosotros no nos reconocemos negros. Yo supe que era negro porque me lo dijo mi marido ­"tú tienes rasgos", me comentó­ y eso en Cuba es un tema. Reconozco que esa conversación con Joaquín fue ¡wow!...

­-Su tratamiento de los dictadores militares es contundente, sus perfiles son impactantes por bizarros. ¿Tiene alguna posición fuera de la literatura?
-­Plasmo lo que pienso de las dictaduras que hemos detestado. Conozco pocos militares, conozco más hijos de militares que otra cosa, y son muy atormentados.

­-Jamás ha pisado Cuba, ¿cómo superó esa barrera?
-No era un obstáculo, era más bien un gran incentivo. La mayoría de la gente que va a Cuba no conoce Cuba. Encontré La Habana en muchos sitios: Sevilla, Buenos Aires, Estambul. Tenía un mapa en mi estudio, hasta hacía dibujos, prácticamente quería meterme en el mapa. Todo el mundo piensa que la isla es el malecón y una gente caminando, cuando realmente es un gran dinosaurio que flota en el mar como dice uno de mis personajes.

­-Sin lugar a dudas existen cabidas entre sus dos últimos libros. Y se ha declarado fan de todo lo de a tres. ¿Piensa en una trilogía?
-Sí, una trilogía sobre el dos. Villa Diamante es la historia de dos hermanas; la historia de Efraín y Óvalo es de una gran amistad, y así como escribí sobre un país que no conozco físicamente, ahora escribo sobre una pareja que tampoco conozco físicamente: la heterosexual.

Al terminar salió corriendo contra reloj al encuentro con sus lectores. "Corro todas las mañanas con mi entrenador y mi esposo por este parque", dijo. Y bajo el leve sol primaveral aguardaba una larga fila esperando por su autógrafo.






Related Posts with Thumbnails