Sunday, August 23, 2009

HOY ES DOMINGO, MAÑANA LUNES.

(AP Photo/Brennan Linsley)

"Imposible huir de esta dura realidad
En este momento todos los bares están
llenos de hombres vacíos.
Todos los enamorados se toman de la mano.
Todos los maridos están funcionando regularmente.
Todas las mujeres están atentas
Porque hoy es sábado."
de El día de la creación, Vinicius de Moraes



Esta noche se cierra una semana donde he percibido la vida, a nivel de realidades y de emociones, a través de los ojos del otro. Sí, cada vez se me hace más sencillo el ejercicio que encierran dentro de la frase "ponerse en los zapatos de los demás". El protagonista o espíritu de estos siete días fue: el reencuentro. Volver a ver caras, amistades, personas muy queridas que han regresado a su ciudad con el paréntesis de un año fuera de ella. En primera instancia tuve la sensación de haberlos dejado ayer en el aeropuerto, lejos de sentirlo raro, ha sido muy grato. No sé si será una manera de engañarnos, pero eso me dice que los he tenido a todos muy presentes.

Han regresado de sus ciudades ajenas convertidos en ciudadanos. Son ahora hombres y mujeres con deberes y derechos que desconocían se podían tener estando en Caracas. Olvidaron, o no sabían que se puede vivir de otra manera. Y los ejemplos están un poco alejados de recorrer calles de madrugada o tener a la mano una serie de ofertas para satisfacer el ocio y la recreación; más bien han notado que a diferencia de otras capitales ésta en la que nacieron -y fueron muy bien educados- se fue transformando en el valle de la anarquía de las arbitrariedades sociales, de la intolerancia caótica y la doble moral. Algunos de mis amigos han traído a su vez amigos de otras nacionalidades fascinados en el fondo por esa misma licuadura de juergas hasta las cuatro de la mañana, resacas matizadas por comilonas criollas y anécdotas macondianas.

He repartido el pastel de los días entre contrastes extremos, como crónicas rojas de muertes por robos de Blackberrys a admirar calzados D&G en un matrimonio, o diesciocho tipos de postres en una mesa engullidos por personas que horas antes se asfixiaron en una protesta política en la calle, he conversado con gente a la que adoro y ha logrado su éxito profesional dentro de un oficio cuya libertad hoy corre peligro pero ahora prefiere "vivir en paz" y para lograr tal cometido no le importa que sus socios sean testaferros de un régimen como el que vivimos.

A los que se quedan acá y están en la búsqueda eterna de la ciudad cosmopolita de cortas horas, si fingir locura va a favor de vuestra felicidad temo decirles que el ratón a corto plazo será inmune a cualquier analgésico. A los que se van, primero: por favor regresen de visita, se les quiere, pero además de lamentar lo mal que nos va, sepan explicar lo que nos pasa haciéndose emisarios de lo más cercano a la verdad, o sea, añándanle una frase más cruda y con menos opio a: "¡No lo puedo creer ganó Miss Venezuela!".

No comments:

Related Posts with Thumbnails