Sunday, September 27, 2009

HABLAR CARA A CARA


Dos pibes conversan en Recoleta

A veces hago enormes esfuerzos por decir bien las cosas. Desde hace un tiempo indeterminado procuro enriquecer el vocabulario, subrayo, cuando digo, es decir, cuando hablo. Entonces batallo con la cabeza, con lo que dice el otro y en lo que tengo que responder, en fin la dinámica del diálogo. Conversar puede ser más difícil de lo que uno piensa. Esto si se quieren hacer bien las cosas, mantener un tema sea casual o profundo, con un extraño o el amigo entrañable.

Puede resultar un reto. Me causan mucha ansiedad las personas que sólo asienten, las que no salen de un sí o un no, las que repiten las últimas dos frases para iniciar la propia. Me hundo en una profunda arena movediza cuando desconozco el tópico en cuestión; nunca me ha sido fácil decir, no sé. También es cierto que como los alcohólicos anónimos, cada vez simulo menos o nada darme por enterado de algo que desconozco por completo.

Sea cual sea el escenario, cóctel, reunión familiar, encuentro casual, el trabajo, la mejor pastilla para una buena conversación se toma acompañada de valor, y esa píldora es administrar con las palabras correctas la verdad de lo que piensas, para mi se trata de todo un tratamiento, hasta que lo haces sin darte cuenta.


MISS AMAZONAS


Anoche -cometo la infidencia- pedí que me presentaran a Miss Amazonas, Jessica Guillén, más allá del "face to face", porque siempre fue mi favorita.

Es una niña súper fresca y echada para adelante, de distancias cortas y con mucho ángel. Quedé cautivado. Hablamos sobre el tema del que todas las personas que vimos el concurso tuvimos en la boca entre el café y el cigarro matutino: las respuestas de las misses. Yo concluyo que además de los rigores del en vivo más el frensí sabido, contestar, conversar no es cosa fácil, te tome o no un planteamiento de sorpresa. ¡A seguir diciendo lo que pensamos! es parte de ser libres, es parte de vivir sin represión.

No comments:

Related Posts with Thumbnails