Wednesday, September 09, 2009

HABLAR DE POLÍTICA

Ayer leía con mucha frustración las palabras de un artista colombiano, de cuyo nombre no quiero acordarme. No quiero acordarme porque tengo guayabo de fan decepcionado. 
No nací en el seno de una familia con convicciones ideológicas, militantes de un partido o con familiares en algún puesto de poder importante. Crecí con la etiqueta social, extinta hoy, y que llaman: la clase media. Lo que más recuerdo es que a manera de provocación, mi padre siempre decía "yo siempre voto por el candidato del partido comunista". A lo que voy , es que nunca supe si éramos de izquierda, de derecha o centro. Pero del vaso de CAP regalAdo por una madrina, recuerdo haber tomado agua. 


EL ARTE DE LA POLÍTICA

Los tiempos biblícos que a mi generación le ha tocado vivir, nos hacen menos inmunes a la política. Me gusta ser de izquierda, no odio a la derecha y definitivamente estoy en contra del actual sistema de gobierno que impera en mi país.

En diciembre de 2008, tuve la suerte de asistir al concierto de un artista que desconocía. Digo suerte, no como muletilla, lo digo en serio, tuve mucha suerte, porque el maestro en cuestión agota sus giras y aquella noche era la útlima presentación de la temporada. 

Una gallega-madrileña entrañable, utilizó el lenguaje de anfitriona hacia turista cuando me dijo quién era Javier Krahe. Recuerdo algo así como "es un zorro viejo, ya viene de vuelta, en el principio de los tiempos era Sabina y Krahe, sólo que él (Krahe) se metió en un follón contra el PSOE y Felipe González, fue censurado y casi desterrado, pasó el tiempo y comenzó a presentarse en pequeños bares como este..." y así ha construído una carrera sólida, admirable y reconocida por los artistas más comerciales, y como dicen los españoles, este señor tiene dos cojones bien puestos. 

Disfruté el concierto y me hice de sus discos, entre ellos, el homenaje que voces como Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, Miguel Ríos, Pilar Bardem, Santiago Segura y otros monstruos interpretan sus canciones.

Este empaque trae el DVD con el documental "Esta no es la vida privada de Javier Krahe". Sin desperdicio, fenomenal, outstanding, divertida, inteligente y sobre todas las cosas: comprometida con la idea de que el artista es político, el mejor político, el que nunca se encierra en su despacho, el que tiene roce social, el que conoce las realidades, el que viaja en tren no en avión, el que habla con un costal enorme de libros e historias en la cabeza, el artista con verbo, contenido, convicciones e ideas concretas. 

Porque para hablar de política -y repito yo no sé- hay que saber en serio, constatar... tener experiencias en primera persona. 

No comments:

Related Posts with Thumbnails