Thursday, October 29, 2009

FRENTE AL MAR




El mar es cosa seria. Escribo desde Margarita, cerca de playa Cardón. Intento redactar esta nota y todo cuanto quiero decir no me gusta, es impropio, tonto, infantil, ingenuo, mediocre.


Me digo -el mar te va a inspirar-. Veo al monitor y regreso la vista a la ventana, pienso en mis autores favoritos fotografiados desde sus respectivas intimidades frente a un mar y sigo escribiendo, borrando también. Masco un chicle cuya esencia es de poca duración. Regreso la mirada al mar y a los dos azules. Hace un bonito día. Decido escribir sobre libros que tengan el mar de testigo o protagonista y se me ocurren apenas cuatro títulos (me da modorra hacer un esfuerzo). Levanto la mirada y está el mar, el bendito mar con falsa fama de inspirar.




Cruza la gaviota, surgen las olas de corta vida en toda la inmensidad de las aguas: esas líneas blancas que llaman al mar picado. Desecho el chicle porque ya no cabe en la boca; mastico dos porciones más para renovar la efímera canela de su sabor. Cambio de ángulo, abro otras cortinas, ergo, me aproximo a las ventanas, hay muchas rocas, ya se ve la arena, pero no me mueve a escribir nada particular, mucho menos algo que me haga decir en un futuro –eso lo escribí mientras estaba frente al mar-.


Decido abrir todas las ventanas, hay unas casitas humildes frente al hotel. Digamos, se va rompiendo el embrujo y comprendo mejor. Una cosa es el hombre con el mar, y otra el hombre a distancia protegida de esta aguas.

1 comment:

La pequeña comeflor said...

Lo que escribes, mi sol, es apropiado, inteligente, maduro, astuto y brillante. Te quiero.

Related Posts with Thumbnails