Sunday, November 22, 2009

EL PAÍS QUE VIENE


a Valentina Reverón.

Tuve que apretar con fuerza varias veces mi tabique nasal, le escuché a una actríz alguna vez (ya no recuerdo a cual) que es uno de los mejores trucos para detener la risa o el llanto. En mi caso fue lo segundo.

Se mezclaron muchas emociones. La lucha de todos esos padres por contribuir a que ese momento llegase, la batalla que significa para una academia en la actual coyuntura hacer de esos bachillleres mujeres y hombres dignos del conocimiento. También ver como ya hay un tramo recorrido, cosas que despegaron hace tiempo y ni cuenta nos dimos.

Hubo un país, hay un país y viene otro. Esa tarde me convencí de ello. Y hablo con el optimismo más risueño frente a los años por venir. Lo digo con la responsabilidad del que le constan las cosas. Yo que estuve horas parado viendo a familias enteras de todas las clases: criollas, inmigrantes, de más y menos recursos, abuelos, hermanos, primos, tíos, amigos, estudiantes que por alguna razón que la mayoría desconoce, sí creen en el futuro.

Cierto es que muchos de ellos ya tienen pasaje y pasaporte para otro destino.  Pero es falso que todos se van. Es mentira que en sus caras hay desventura. Sólo hay hambre de resolver y entender el despeje de fórmulas, de plantear soluciones y apostar a que el tránsito no será obstaculizado por una política radical. Sigue siendo difícil borrar las letras de la palabra esperanza, en las cabezas de esos estudiantes que se descubren tras un muro corredizo están las ideas y la ecuación para combatir nuestra realidad.


No comments:

Related Posts with Thumbnails