Thursday, November 26, 2009

MIRA, LA CIGARRA FLOJA



Después de veinte años doy con el autor de una de las comiquitas que me llevaría a una isla desierta si naufragara con un televisor y mis cinco caricaturas favoritas. Hablo de LA CIGARRA Y LAS HORMIGAS.

Siempre me pareció una historia que te sacaba de la irrealidad que se disfruta siendo niño. Repito, veinte años después me entero que existe Jean De La Fontaine, escritor francés del siglo XV, que hizo maravillas como esta y otros relatos con moralejas encantadoras.

LA CIGARRA Y LA HORMIGA
Cantó la cigarra durante todo el verano, retozó y descansó, y se ufanó de su arte, y al llegar el invierno se encontró sin nada: ni una mosca, ni un gusano.
Fue entonces a llorar su hambre a la hormiga vecina, pidiéndole que le prestara de su grano hasta la llegada de la próxima estación.
-- Te pagaré la deuda con sus intereses; -- le dijo --antes de la cosecha, te doy mi palabra.
Mas la hormiga no es nada generosa, y este es su menor defecto. Y le preguntó a la cigarra:
-- ¿ Qué hacías tú cuando el tiempo era cálido y bello ?
-- Cantaba noche y día libremente -- respondió la despreocupada cigarra.
-- ¿ Conque cantabas ? ¡ Me gusta tu frescura ! Pues entonces ponte ahora a bailar, amiga mía.
No pases tu tiempo dedicado sólo al placer. Trabaja, y guarda de tu cosecha para los momentos de escasez.


Sírvanse, recuerden... y sírvanse:


De niño también me llamaba la atención
que la voz de la Cigarra fuese la misma de Goofy.

No comments:

Related Posts with Thumbnails