Saturday, December 12, 2009

CUENTAN DE LA GARBO


"Yo fui Greta Garbo" Greta Garbo.

Mi psiquiatra en su búsqueda por orientarme e indicarme cuando llegará el momento justo en que uno debe abandonar ciertos hábitos me relata la siguiente anécdota. 
Como sabemos o deberíamos saber la gran Greta Garbo se retiró a los 36 años. En los ochentas, con setenta y algo, paseaba sola o acompañada por las calles en general, con discreción, lentes oscuros, cola de caballo, algún sombrero quizás, pocas palabras tal vez y a paso lento seguramente. Hacía estas caminatas por las ciudades como quien explora un mundo abandonado.

Dicen que viaja a Amsterdam. Se traslada con sus baúles desde Nueva York a conocer lo que está pasando en la efervesente capital de hagamos-lo-que-queramos. Sale ataviada con una gabardina, lentes oscuros, cola de caballo, guantes, sombrero discreto y una cajetilla de cigarros. En su caminata descubre los populares íconos de la ciudad: sex-shops.

Dildos, látigos, ropa interior comestible, cuero, mucho cuero, películas, pelucas, vibradores en forma de animales, brasieres sin sentido, vaginas succionadoras, cremas y lociones estimulantes, bolas chinas, cabinas de atención personalizada, bombas de vacío, anillos, silicón, mucho silicón, espejos en el techo, muñecos y muñecas, lingerie. Todo aquello frente a los ojos de la Garbo. Al cabo de un tiempo, un dependiente de la tienda se le acerca y le pregunta si le puede ayudar en algo y ella -he aquí la moraleja- solamente responde: "Gracias, afortunadamente estoy retirada de todo esto". 

No comments:

Related Posts with Thumbnails