Monday, January 25, 2010

EL LLANTO MUDO


Una de las cosas que me quedan en la mente de este doloroso ayer, de la noche de anoche, ¡qué noche la de anoche! Una imagen: el recuadro del recuadro, o lo que en el argot televisivo y en perfecto inglés se le llama: picture and picture, ahí donde se encuentra la chica del lenguaje de señas.

La primera vez que vi lenguaje de señas en televisión fue a principio de los noventa en la TVE (Televisión Española)  por cierto, también Internacional. Aparecían dos anclas o narradoras, en la misma pantalla a la misma altura, en el mismo plano. Y mi niñez tardó en entender porque una hablaba y la otra movía tan coreográficamente sus manos.

Luego las leyes probresistas de esta quinta república copiaron el modelo europeo y voilá, adjuntamos a nuestras pantallas la lección civilizada de brindar noticieros de televisión para sordomudos. Desde entonces me gusta prestar especial atención a ese personaje.

Ayer intenté llorar todo lo que pude, pero mi esfuerzo fue en vano. Porque ya lo hacía de una manera muy conmovedora la narradora del lenguaje de señas que interpretaba al joven que presentaba esa "última" emisión de El Observador. Ella secaba sus lágrimas lo más rápido posible para mantener la coherencia del mensaje hacia su minoritario público. De cuando en cuando, también limpiaba la mucosa de su naríz y seguía en su esfuerzo por contarnos que ella era la noticia. Sencillamente ese pequeño recuadro dentro del recuadro, esa cajita para sordos también estaba por cerrarse.

2 comments:

Adriana said...

Indudablemente una noche muy triste para la libertad de expresion.

Jonathan Reverón said...

Noche triste para TODO Adriana. A veces nuestro mundo cae todas las noches sin compasión.

Related Posts with Thumbnails