Tuesday, May 25, 2010

MOHAMED VS. MOHAMED


Una cosa puede ser protagonista en un viaje con guía, el grupo o el guía. Los dos al mismo tiempo no pueden llamar la atención. En el caso de mi viaje a Egipto, tengo dos: Mohamed y Mohamed. El primer Mohamed, a quien desde este momento llamaré Mohamed Rojo -porque tiene una inclinación hacia el pelirrojismo- es un guía muy histriónico, de esas personas que a través del overacting hace un esfuerzo por caer bien y uno termina cediendo porque sabes que no tienes remedio, no habrá cambio, debes calártelo, hay que convivir con él, pero reconoces en el fondo que hace bien su trabajo y lo mejor por agradarte.

El segundo Mohamed, lo llamaré a partir de ahora Misión Mohamed, porque de los dos es el más chavista. Sucede que todos los cairotas que he conocido son chavistas, el presidente de mi país les recuerda mucho a un líder que en lo sesentas "revolucionó" estas tierras de oriente próximo, Nasser. Amén claro está que los yankis no son los mejores vistos de este lado del charcote, de manera que los que estén contra los gringos bienvenidos sean. Por cierto, el actual régimen egipcio, dicen también que es muy permisivo con los amos del norte…

Los dos me han tocado en distintas escenografías pero en la misma ciudad. Mohamed Rojo nos guió a través de las tres pirámides consabidas, las de toda la vida, la de Keops (la más grande), la de Kefren (mi favorita) la intermedia, y la de la izquierda, más pequeña y cuyo faraón he olvidado ahora, dispensen. Mohamed Rojo hizo un alarde de buen humor, respetó que no me quisiera tomar la famosa foto que me causa caspa, esa donde la gente posa indicando la punta de las pirámide con  un dedo. O peor aún la pose donde el turista extiende los dos brazos, alzas dos de sus dedos índices para causar el mismo efecto. Yo le dije a Mohamed Rojo, "mis fotos que sean normales" y así fue, respetó el debido proceso.

Misión Mohamed, fue el encargado de llevarnos a conocer los templos de la Ciudadela, las iglesias coptas (católicas), y el museo de El Cairo donde están los tesoros de Tutanjamón (no se rían, es una acepción que el diccionario reconoce, he dicho). En dichas visitas, se nos presentó un guía pesado, que hablaba maravillas de nuestro actual presidente, que como oposición me tildó de rico y mercenario, porque si eres oposición a Chávez, en este país eres rico y mercenario, ah y tienes "palacios"... Misión Mohamed es musulmanísimo, como todos los musulmanes, pero como guía se encargaba de mostrarme su bandera con chocancia y sus normas como leyes universales. Para rematar Misión Mohamed nos llevó a un sitio a almorzar, una suerte de Ruas Restaurant en el Cairo, con selfserving y de nombre francés, Soriée. A esas horas de hambre, fue para mi el colmo y mi venganza, comencé levantar al pueblo español que me acompañaba en el grupo y dije "este sitio no tiene nada que ver con el de ayer, con el del otro Mohamed". El mensaje se supo retransmitir y le tumbamos el negocio a Misión Mohamed.

Ahora estoy en Luxor, este recorrido nos toca hacerlo con Mohamed Rojo. Amén

No comments:

Related Posts with Thumbnails