Friday, June 25, 2010

CUANDO VOLÉ CON ANNE BANCROFT


Cuando por fin logré deshacer mi cuerpo de toda energía, en el momento en que colapsé mi vitalidad, pude dormir en el avión. Me tocó el asiento donde los pasajeros podemos estirar las piernas y ver la puerta de emergencia como si nos tocara ser porteros del aire. Cubrí mis piernas con la gentil cobija de la aerolínea, sobre ella puse mi iPod, el libro de turno, un bolígrafo y el cuaderno, la estrategia era conseguir colocarlos de tal manera que no terminaran en el piso donde, al cabo de veinte minutos de sueño, terminaron. Desperté sobresaltado, y junto a su calzado azul marino estaba mi bolígrafo, chocamos a la hora de levantar las cosas, como en las películas. 

Cuando la vi a los ojos, pensé que seguía soñando, ella Anne Bancroft, mi aeromoza, era la actriz que alguna vez hizo de la Señora Robinson, ¡resucitó a destiempo para ejercer de sobrecargo de Iberia! Gracias, dije, ella, No es nada. Y me preguntó sobre el libro, y me identificó como pasajero responsable a pesar del gentilicio venezolano, y tuvo paciencia de la desincorporación de mi equipaje de mano.

Si alguien se la topa, dígale que el venezolano que golpeó injustamente su pierna la recuerda con dulzura.

2 comments:

José Antonio González Corredor said...

Tu escrito y la imagen de la "Sra. Robinson" me retrotrajo a la secuencia cuando sedujo a "Benjamin".. Esa acción ha sido un Leitmotiv que guardo con agrado.. Gracias por ello..

Jonathan Reverón said...

El abrazo de un servidor,
JRC.-

Related Posts with Thumbnails