Monday, September 13, 2010

COMER SIN LOS OJOS


Hace dos años mi amigo Reinaldo me lo había comentado "existen unos restaurantes en Alemania que están muy de moda, son atendidos por ciegos". Hoy volví a ver, junto a amigos, los extras del DVD de la película Los Abrazos Rotos de Pedro Almodóvar. Dentro del listado de las cosas que fueron eximidas del film, está una escena rodada en esa suerte de cuarto oscuro para la gastronomía.

Los comensales, ciegos o no, no conocen el menú, no pueden fumar y siguen las instrucciones de un mesonero invidente. Todo este experimento busca que vivas la comida potenciando otros sentidos, sin ver absolutamente nada de lo que introduces por tu boca.

Hace un año, estando de vacaciones en París y en un almuerzo, contemplé la mesa ajena más adorable de toda mi vida. Dos amigos entrañables, reían con lentes de sol puestos y apuntando una mirada inexistente hacia el techo, comían y reían, comían y hablaban alto, comían y los modales descansaban sin intención. Gozaban comiendo, siendo ciegos y amigos. Debajo de la mesa dos labradores, lazarillos en descanso viéndose a los ojos. 

Y ahora entiendo porque cierro los ojos cuando el placer invade mi boca.

1 comment:

Rey said...

http://www.onoir.com/

Related Posts with Thumbnails