Sunday, September 05, 2010

KILÓMETROS DE MÁS



Justo cuando pensaba que la peor parte de tener los amigos a distancias oceánicas había pasado, se nos ocurre utilizar la tecnología. Sí, ejecutar ese paño tibio que se encierra en la frase "no importa, porque estén donde estén hoy existe el Skype". Decidimos conectarnos, yo desde Caracas, uno desde Londres y otro desde Montreal. Casi estoy seguro que no quisimos decepcionar el gesto del videochat, algo como no quejarse de alguien que presta un servicio gratuito y hace lo mejor que puede por agradarte. Yo lo hice, solté un profundo "te extraño" antes de presionar el botón de "hung up". Luego de horas de meditación debo decirte, Sr. Skype, Gracias por los favores, pero no es suficiente. 

He aplicado múltiples formas, la de sentirme feliz por la realización de ellos (mis amigos), comprender, haciendo un uso profesional de la madurez diciéndome que existen ciclos, y la más soñadora de todas, imaginar que como la vida nos va a dar más años, el universo conspirará de nuevo para reunirnos a escasos kilómetros de distancia.

Hoy quise encender el cigarrillo de un amigo, poner mi mejor mirada de "tranquilo, todo va a pasar" o pelearme por un control remoto, señalar lo que se están perdiendo del mismo paisaje, beber de la misma botella, picar de un mismo sandwich. Mostrar lo que me gusta de la prensa que estaba leyendo, sabes, algo más que copiar, pegar y enviar un url, participar de la resaca y comentar la fiesta de ayer en plan de tejer anécdotas.

Afortunadamente heredamos amigos de otros amigos, conseguimos amigos viejos en nuevos amigos. Pero hay días en que ninguno está. Amaneces, volteas, miras tu teléfono y de la agenda no están disponibles los nombres recién incorporados a la logia de carcajadas y todo es una serie ajena y chocante de códigos de área.

PD: Amor, hoy me toca abrazarte el doble.

No comments:

Related Posts with Thumbnails