Saturday, November 27, 2010

28 KM/H

Woody Allen y Téa Leoni, guiño a Manhattan.
Aprovecho la calentura del momento para redactar este post. Acabo de terminar de ver mi #31 película de Woody Allen, Hollywood Ending (2002). Fuera de lo que muchos opinan, me parece fiel a su cinematografía y roza un tema que desde hace un par de años me toca: el que seamos comprendidos y valorados por lo que creemos y creamos, o decidamos escoger donde podemos vivir felizmente entendidos. En pocas palabras permanecer donde haya sintonía con todo lo que nos rodea: humanos, animales, vegetales, objetos inanimados.

Confesaba hace poco que la cercanía de los 30 años me jugaba la pasada de su crisis. Sé que para muchos suena ridículo, que no existe tal momento; sobre todo es dicho por quienes ya pasaron los 30 hace tiempo. Yo prefiero seguir defendiendo esa crisis.

Lo que siento desde el estómago es una necesidad orgánica de construir, ignorando que vivo en el país de lo imprevisible, sin darle músculo a esos obstáculos. Cruzar un canal que permita aumentar el kilometraje. Hollywood Ending me ha dado una certeza del tamaño de la sabiduría de su director, y es que cuando no eres comprendido por quienes andan contigo, debes buscar el nicho donde tus códigos sean leídos, "gracias a Dios existe París".

No comments:

Related Posts with Thumbnails