Monday, February 28, 2011

PÁG. 10


"Gideón amaba con todo su corazón la dulce caída, entre el salto del avión y la extensión del paracaídas: el abismo sube a ti como un rayo, soplos de aire rumian tu cuerpo y te mareas de placer. La rapidez es embriagadora, licenciosa, silba y ruge, y todo tu cuerpo tiembla por ella y, arden agujas en los extremos de los nervios y la sangre bate y bate. De repente, cuando eres un rayo en el viento, se extiende la jupá. Las correas frenan tu caída como si apareciera un brazo masculino apacible, decidido, que te atrapa del libertinaje. Y estás agarrado por esos brazos por debajo de tus axilas. En lugar de un placer licencioso, ahora viene un placer moderado, protegido. Tu cuerpo olea lentamente en las alturas, flotando, vacilando, arrastrado ligeramente por la brisa, nunca adivinarás dónde exactamente tocarán tus pies la tierra -si en la ladera de esa colina o frente a los naranjales- y eres como una ave fatigada llegada de lejos, bajas despacio, mirando las azoteas, las calles, las vacas en el pastizal, despacio, como si tuvieras alternativa y la decisión estuviera en tus manos".
 Amos Oz
EL CAMINO DEL VIENTO

No comments:

Related Posts with Thumbnails