Wednesday, February 02, 2011

TODO ESTÁ REVUELTO


–¿Quieres té con agua del Nilo?– me preguntó el guía del Cairo con toda la intención de gastarme una broma, y es que desde que llegas a Egipto el chiste fácil es: puedes contagiarte con la "maldición de Tutankhamón" y pagar sus consecuencias en el baño.

Yo no disfruté El Cairo, ni un segundo. Me resultó un sitio que no quieres pisar, respirar, transitar. Después de tener un buen rato rodándola, en mi caso, opté por correr las cortinas del turibus. Y en el fondo no dejaba de pensar en Caracas y la posibilidad de que el resultado de la anarquía y el desamor a una ciudad trae como resultado la capital egipcia.

Hoy vuelvo a revisar algunas fotos de aquella primavera, y me consigo con la lectura de Oriente empieza en El Cairo, de Héctor Abad, crónica vigente de un viaje al territorio decadente que perdió la magia y el paisaje que nos hacían imaginar de niños, en la que  al recorrer un camino árido y largo para llegar a las pirámides, un trío de piedras sobre piedras, se desnudaba poco a poco. Y n0, las maravillas del mundo están revueltas mucho antes de las revueltas, por la miseria y desatino de sus habitantes.
 


"Es tan duro y difícil El Cairo que me hace sentir algo 

que nunca siento: añoranza de Medellín. Como dice un 

crítico del exotismo, el Oriente es para nosotros un 

sueño, en inglés, un dream, pero este dream se 

convierte en su anagrama en italiano: merda."
 


Héctor Abad.

2 comments:

Gra. said...

hola Jonathan, un placer conocerte, cúal es e japonés que me dijiste? mandame el link para verlo!! mil gracias un beso!!

Jonathan Reverón said...

Qué pena Gra! Te ruego me pongas en contexto. Dime más. Carinhos, Jonathan.-

Related Posts with Thumbnails