Friday, April 27, 2012

EL MILAGRO DE SAN VICENTE

Desde 1987, Deutche Grammophon no lanza un disco en formato vinyl.

El próximo disco del maestro Gustavo Dudamel será objeto de colección, en vinyl. Lo recaudado irá a benificio del núcleo de San Vicente, en el estado Aragua. Viajé a esa zona en enero de este año con la tarea y el reto de escribir un texto para este LP, sírvanse:

EL MILAGRO DE SAN VICENTE
por Jonathan Reverón

De repente dejó de oler a basura. Apenas cruzamos el quicio de la entrada, el perpetuo y familiar olor de la madera que venía de unos contrabajos, más la pintura fresca de las paredes blancas, nos hizo olvidar que a menos de 100 metros de allí, había un vertedero de basura. –Este proyecto es un hito en la historia del Sistema–enfatiza enérgicamente el maestro José Antonio Abreu, fundador del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. Hablamos del núcleo de formación musical de San Vicente, Aragua, estado que corresponde a la región central del país. La zona en si misma califica para lo que llaman la pobreza extrema, pero, sin que esta llegue a perjudicar la dignidad del hombre, porque los habitantes de San Vicente quieren decirle al mundo que han comenzado a deshacer el nudo de la estrechez a través de la música en sus niños.

Magda Gallardo tiene 26 años de edad, es flautista e instructora de ese instrumento en el núcleo, y se inició en la música hace 16 años de la mano del Sistema. –Soy del tipo de persona que piensa, que lo que uno aprende en esta vida no te lo puedes llevar a la tumba–. Magda vive en una urbanización de Maracay se traslada de la manera que puede hasta la ruralidad de San Vicente, obviando cualquier contraste como obstáculo.

Los niños del coro, la orquesta y los esambles de música criolla de este núcleo hacen fila puertas afuera por orden de tamaño, están acostumbrados al calor, sus únicos bemoles están en la partitura. Están anciosos para la muestra que están por ofrecernos, quiebran sus rodillas para hacer amagos de baile, se jurungan la cara hasta que su director les pide afinar: Entre tus playas quedó mi niñez tendida al viento y al sol y esa nostalgia que sube a mi voz sin querer se hizo canción... es parte de la letra de la tradicional Canción a Venezuela. El movimiento coral de esta región, desde la fundación del Sistema de Orquestas, ha significado un símbolo de orgullo y guía para el resto de las regiones, San Vicente no es la excepción. Ramces Rodríguez de siete años dice, como si doblara cuatro veces su edad –Esta es una alegría muy grande para mi corazón–. El niño sólo piensa con que su hermano menor tenga edad pronto para iniciar clases de guitarra y así lo acompañe a cantar.

El otro contexto genuino de este núcleo es que se convierte en la primera infraestructura del movimiento musical venezolano que nace diseñado dentro y para la comunidad, con las condiciones esenciales que requiere una escuela de música a nivel de iluminación, ventilación y acústica. –Ser parte de una orquesta en medio de la nada, significa para estos niños comenzar a construir un puente real, que poquito a poco deja ser utopía, hacia alcanzar el sueño de formar parte de la Simón Bolívar, o la Vienna Philharmonic– expresa Gustavo Dudamel, protagonista y testigo del milagro de San Vicente.

El maestro Abreu confiesa que la magnitud de esta experiencia ha inspirado al Sistema a descubrir otra nueva frontera. –En el ámbito social y musical, San Vicente constituye un ejemplo que nos motiva a repetir la experiencia en otros vertederos de basura del país y ese es uno de nuestros planes principales ahora–.

Los niños de San Vicente quizás no sepan decir en correcto castellano muchas de sus expresiones, pero en su vocabulario ya hay palabras como clavija, arco y cuerdas.

No comments:

Related Posts with Thumbnails