Wednesday, October 31, 2012

LA LUCIDEZ DE SANDY



Me siento con deseos de vomitar –dice una empleada cubana del aeropuerto.  El viento inagotable, proscrito, el que se devuelve o viene de cualquier lejano estar, le arrancó toda fe en el segundo amor. ­­–Oye, el amor ocurre una sola vez. El amor pasa como la sustancia emocionada de la primera vez –la otra, su compañera, se le queda viendo mientras acomoda cajas envueltas en papel metalizado y las dirige a una repisa del Duty Free. 

Sandy, mi bien, recuéstate que yo creo que ese disfraz tuyo de Halloween es lo que te tiene turbada ­­­–le arrastra a un lado la peluca de estambre naranja y el corazón se le convierte en un general que arenga la sangre a una batalla. ­–Chica, tú, que no me siento bien, y no creo que haya antídoto contra la profecía de nuestros corazones meridionales ­–y Sandy cayó al piso víctima de un infarto, entre el mostrador de bloqueadores solares y una caja con cápsulas de Omega 3.

Cada vez que alguien desafía los vientos de Santa Ana, una inocente con el corazón roto muere antes de decir verdades sobre la vida.

No comments:

Related Posts with Thumbnails